¡Simplemente genial!

¡Simplemente genial!

Durante mis vacaciones de esquiar utilizaba Pibella todos los días quedándome con toda la ropa puesta.
El asombro de las amigas era muy grande y muchas de ellas también van a comprarse una Pibella. El tubito Pibella ahora lo llevo siempre conmigo.

Brigitt Stettler, Suiza