No hay que tener ningún tipo de vergüenza

Muchisimas gracias por este invento genial. Pibella es una bendición para nostoros. Como pacienta de esclerosis múltiple de muchos años algo gordita y dependiente de la silla de ruedas mi esposo puede colocarme Pibella y yo – que alivio – puedo hacer pipí sin mayores esfuerzos y sin dolores meando tumbada en la cama. Estamos entusiasmados por Pibella. Por eso mi esposo y yo queremos introducir Pibella a otras pacientas de esclerosis múltiple. Espero y anhelo que todos responsables del cuidado de enfermos recomienden Pibella a sus pacientas y a los parientes de ellas. Y no hay que tener ningún tipo de vergüenza.

Esther Buchs, paciente de esclerosis múltiple

Pibella me facilita mi vida en silla de ruedas

Estoy muy contenta con Pibella y por eso quiero pedir un segundo ejemplar para tener uno en casa y otro fuera de casa. Voy en silla de ruedas y muchas veces es difícil encontrar un baño adequado. Pibella me facilita mi vida muchísimo.
Saludos cordiales Siskaia Teiler

Pibella es una alternativa perfecta

En el cuidado Pibella es una alternativa perfecta. Una colega me mostró Pibella. Soy experta de asistencia de cuidado en un hospital y mi colega me rogó implementar Pibella en neustra sección quirúrgica. Después de mirar el empleo en el internet me quedé imediatamente interesada y pedí un ejemplar. Lo probé y me dí cuenta que hace falta un poco de práctica en paz. Pero me sentí muy cómoda con Pibella. El pequño hueco del tubo se adapta perfectamente. Teniendo esa experiencia en cuenta me presenté en la próxima reunión de colegas y les expliqué el funcionamiento de Pibella – ahora utilizado en la sección entera.
Gran parte de mis colegas querían hacer sus propias experiencias y pidieron un ejemplar para un uso personal. Y con el propio entusiasmo se disminue la vergüenza de recomendar Pibella a las pacientas y explicar su funcionamiento. Pacientas que usan Pibella son muy contentas y agradecidas ya que así pueden orinar de forma independiente y tampoco tienen que recurrir a otros métodos menos cómodos.
A las enfermeras Pibella ofrece además trabajar de modo menos oneroso para la espalda ya que las pacientas no tienen que ser lavantadas. También es importante que hay menos riesgo de caídas. Yo personalmente no quisiera renunciar a Pibella en mi viaje a Tailandia. Para mi está claro – ¡Pibella es un producto genial y un gran invento para las mujeres!

Brigitte Wittwer, experta de asistencia de cuidado, hospital universitario, Suiza

Pibella implica tantas ventajas

¡Un alivio para todos!

La clínica aarReha en Schinznach Suiza utilza Pibella Comfort desde hace el verano 2007 y ha hecho muy buenas experiencas con ello. Sobre todo con pacientas que después de operaciones de espalda, cadera o rodilla no peuden meterse de pie o con pacientes con sobrepeso o con pacientes que no aguantan el catéter.
La experiencia muestra que la mayoría de las pacientas se adapta muy facilmente al nuevo sistema orinal y lo utiliza con placer. Eso facilita también el trabajo al personal.
Nuestro motivado personal profesional introduce Pibella Comfort a nuestras pacientas y así permite un uso fácil. Explicamos a nuestras pacientas que pueden usar Pibella sin dolores y de forma fácil e independiente sin que se escape ni una gota. En el primer uso ponemos una toalla debajo para permitir un primer ensayo sin miedo. Explicamos a las pacientas que al contrario con los orinarios tradicionales siempre hay unas gotas que se escapan que luego dejan pacienta y sábana mojadas y que además suelen causar dolores.
Todas las pacientas que probaron Pibella Comfort ya no quieren otro sistema. Pibella implica tantas ventajas que casi no utilizamos otro sistema urinario.

Rolf Strässler, director del servicio asistencial

Hasta ayer no sabía que existe Pibella

Cuando ayer miré el periódico encontré una foto llamativa. El artículo “tubito para mujeres para hacer pipí como los hombres” tenía que estudiar con más atención. Antes de terminar leer el artículo entré en la página de web. Y sólo después de informarme de lo principal ya tenía finalizado un pedido. Y sólo 24 horas más tarde hizo mis primeras experiencias con Pibella. Este invento es fantástico. Funciona perfectamente bien.

No pueden imaginarse lo feliz que estoy y lo contento que estará mi entera familia si a partir de ahora no tendrán que esperarme quitándome toda la ropa que hay que ponerse cuando se va a esquiar.

Lo que me da pena es que hacen muy poca publicidad. Hasta ayer no sabía que existe Pibella. También lastimo que en la página de web se enfoca en mujeres enfermas. Hay muchas mujeres jóvenes también a las que puede servir Pibella. En lugares como en el campo donde no hay baños para mujeres para nosotras es mucho más desagradable hacer pipí que para los hombres que simplemente se colocan detrás de un árbol.

Les deseo éxito,
Saludos cordiales y agradecidos

Sandra Bachmann

Gracias a Pibella las pacientes recobran su dignidad

Mi nombre es Theresia Gerber. Soy responsable de sanidad en la empresa “Vitassist”. Tengo mucho trato con personas enfermas, mayores o discapacitadas. En ese trabajo la cuestión de hacer pipí es tema frecuente. Para los hombres no suele causar mayor problema, hay bolsas contenedoras prácticas para ellos. Pero para las mujeres eso es un asunto más complicado. Gracias a Pibella ahora existe un ayudo sumamente valioso para las mujeres. En mi profesión como cuidadora he hecho muy buenas experiencias con Pibella. Sobre todo con una señora que sufre de espasmos fuertes. Ella puede mover de forma normal sólo la cabeza. Con Pibella puede orinar sin mayor esfuerzo. Para mí como cuidadora me resulta fácil colocar Pibella de forma correcta y las respeustas de mi paciente son todas positivas. Para ella Pibella es un gran alivio. No le duele ni le causa sensaciones desagradables. El hecho de que Pibella es reutilizable también es un aspecto muy positivo. La sábana queda absolutamente limpia. Un urinario tradicional no se puede aplicar con una paciente espástica. Antes de tener Pibella esa pacienta tenía que llevar pañales o tenía que ser llevada al váter con ayuda de otros, lo que era muy incómodo para ella y además causaba dolor. Por eso somos muy agradecidas que existe Pibella Comfort. Ya que las pacientas ya no tienen que mear en pañales. Aunque las pañales sean de buena calidad es muy discriminante tener que orinar en ellas. Gracias a Pibella las pacientas recobran su dignidad. Además es formidable que Pibella también puede ser utilizado de forma independente sin ayudo del personal sanitario. Personalmente siempre llevo Pibella conmigo. Lo recomiendo a todas las mujeres. Saludos cordiales Theresia Gerber, Vitassist, Suiza

También útil para pacientas y discapacitadas

Muchas gracias por la documentación y el envío rápido de mi encargo. He probado el sistema Pibella Travel y estoy apasionada por la novedad. Así baños sucios ya no represetan nigún obstáculo. También me imagino que ese sistema urinario es sumamente útil para pacientas y discapacitadas. Seguro que recomendaré Pibella en mis cursos y a lo mejor incluso lo venderé.

Esther Wintsch entrenadora kinestetica

www.bewegte-pflege.ch

Depués de perder el miedo estarás súper contenta

Pibella es muy práctico para la asistencia a enfermas. Después de un miedo primario las pacientas están súper contentas – y algo frustradas por no haber conicido Pibella antes. Sobre todo en el cuidado de enfermas Pibella Comfort ofrece unas posibilidades nuevas. Un sistema urinario que aligera la vida a las pacientas igual que a las enfermeras. He probado Pibella yo misma y la verdad que estoy impresionada. Primero me costaba fiarme pero luego me convencí de que funciona. Y las pacientas a las que explicó como funciona Pibella se asombraron porque Pibella no desde hace tiempo es estandard en el hospital.

De ese sistema urinario estoy absolutamente convencida. Vale la pena implementarlo. Se ahorra tiempo, hay menos riesgos de caídas, es más barato y sobre todo más cómodo para las pacientas. También para personas mayores Pibella puede ser un gran alivio – a pesar de que el tema sea todavía un tabú.

En mi viaje por Asia claro que también me llevo mi Pibella, así viajo más libre y más cómodo.”

Doris von Siebenthal, experta de cuidado, Suiza

En la silla de ruedas

Mi historia en breve – silla de ruedas

De profesión soy enfermera. Antes trabajaba en la sección de la oncología de la ginecología. Sufro varias enfermedades crónicas y voy en silla de ruedas. En la rehabilitación conocí Pibella y me compré un modelo Pibella Travel y otro Pibella Comfort.

Desde una perspectiva profesional y también personal veo Pibella como el producto más innovador que existe en cuanto a urinarios para mujeres.

Utilizo Pibella en situaciones muy diversas. A veces en la silla de ruedas, otras en la bici de manos y si me puedo agarrar bien también en postura de pie.

Utilizo Pibella además durante la noche estando en la cama siempre que me cuesta demasiado levantarme.

Ya que viajo mucho en tren no tengo que entrar en esos servicios terribles del tren y puedo solventar todo en mi silla de ruedas.
Si doy una vuelta en bici de manos me busco un rincón tranquillo en la naturaleza. Que mi vehículo de dos metros no cabe en ningún servicio público.

Si quiero visitar mis amigas o ir a un bar o si visito mis cursos de educación continua muy raras veces hay baños apropiados para sillas de ruedas.

Con Pibella Comfort eso ya no es un problema. Sólo necesito encontrar un rincón tranquillo donde puedo utilizar Pibella Comfort.

El mayor problema hasta hoy en día era viajar en avión. No hay compañías aéreas que en sus aviones tienen servicios para personas en silla de ruedas. Siempre son muy chicos y estrechos. Siempre que quería visitar mi hermana en Canadá tenía que ponerme pañales. Ahora tapandome con una manta puedo hacer pipí con Pibella Comfort en el avión.

¡Con Pibella Comfort me siento muy aliviada!
Soy embajadora en una asociación para personas discapacitadas llamada MyHandicap (www.myhandicap.ch / www.myhandicap.de) y recomiendo Pibella también en nuestro fórum.

Karin M. Wolters, Alemania –