Ahora hay una alternativa para el orinal tradicional

Sabemos que las pacientes odian el orinal tradicional y prefieren beber menos o incluso nada sólo para evitar tener que usarlo. Ahora hay una alternativa para el orinal tradicional, Pibella.

Profesora Eva-Maria Panfil – directora del instituto para siencias de cuidado, Suiza

Hasta ayer no sabía que existe Pibella

Cuando ayer miré el periódico encontré una foto llamativa. El artículo “tubito para mujeres para hacer pipí como los hombres” tenía que estudiar con más atención. Antes de terminar leer el artículo entré en la página de web. Y sólo después de informarme de lo principal ya tenía finalizado un pedido. Y sólo 24 horas más tarde hizo mis primeras experiencias con Pibella. Este invento es fantástico. Funciona perfectamente bien.

No pueden imaginarse lo feliz que estoy y lo contento que estará mi entera familia si a partir de ahora no tendrán que esperarme quitándome toda la ropa que hay que ponerse cuando se va a esquiar.

Lo que me da pena es que hacen muy poca publicidad. Hasta ayer no sabía que existe Pibella. También lastimo que en la página de web se enfoca en mujeres enfermas. Hay muchas mujeres jóvenes también a las que puede servir Pibella. En lugares como en el campo donde no hay baños para mujeres para nosotras es mucho más desagradable hacer pipí que para los hombres que simplemente se colocan detrás de un árbol.

Les deseo éxito,
Saludos cordiales y agradecidos

Sandra Bachmann

Con Pibella todo queda seco y limpio

Soy realmente una fan de Pibella. No se escapa ni la mínima gota y el uso es súper simple. He probado varios productos. Pero con estos siempre me mojaba. Con Pibella todo queda seco y limpio. Sólo hay que sacudir el pequeño tubo y meterlo otra vez en su bolsa. Como casi no quedan residuos líquidos lavarlo para mí no me hace falta. Tampoco hay mal olores. Claro – de vez en cuando también lo lavo. Eso en la lavadora con la ropa de 90° 😉 Utilizo Pibella en mí tiempo libre y estoy muy contenta con este invento. ¿Cuánto más encantadas estarán mujeres enfermas?

¡Muchas Gracias!

Brigitte, Suecia

REHACARE DESIGN AWARD

Pibella Travel y Pibella Comfort son premiados con el REHACARE DESIGN AWARD 2008/2009 por un jurado prestigioso e independiente componiendose de expertos de diseño para el cuidado de enfermos. Eso por su innovador, humanitario y sensible rendimiento en cuanto a función y diseño.

Profeso Peter Zec –Senator oft the International Council of Societies of industrial Design

Evitar caídas

Mejorar la calidad de vida, darles más independencia y más bienestar a las pacientes, evitar caídas – estos objetivos se obtienen con Pibella y ¡lo recomiendo con gran convencimiento!

Jutta Bisaz, experta de cuidado

También útil para pacientas y discapacitadas

Muchas gracias por la documentación y el envío rápido de mi encargo. He probado el sistema Pibella Travel y estoy apasionada por la novedad. Así baños sucios ya no represetan nigún obstáculo. También me imagino que ese sistema urinario es sumamente útil para pacientas y discapacitadas. Seguro que recomendaré Pibella en mis cursos y a lo mejor incluso lo venderé.

Esther Wintsch entrenadora kinestetica

www.bewegte-pflege.ch

En la silla de ruedas

Mi historia en breve – silla de ruedas

De profesión soy enfermera. Antes trabajaba en la sección de la oncología de la ginecología. Sufro varias enfermedades crónicas y voy en silla de ruedas. En la rehabilitación conocí Pibella y me compré un modelo Pibella Travel y otro Pibella Comfort.

Desde una perspectiva profesional y también personal veo Pibella como el producto más innovador que existe en cuanto a urinarios para mujeres.

Utilizo Pibella en situaciones muy diversas. A veces en la silla de ruedas, otras en la bici de manos y si me puedo agarrar bien también en postura de pie.

Utilizo Pibella además durante la noche estando en la cama siempre que me cuesta demasiado levantarme.

Ya que viajo mucho en tren no tengo que entrar en esos servicios terribles del tren y puedo solventar todo en mi silla de ruedas.
Si doy una vuelta en bici de manos me busco un rincón tranquillo en la naturaleza. Que mi vehículo de dos metros no cabe en ningún servicio público.

Si quiero visitar mis amigas o ir a un bar o si visito mis cursos de educación continua muy raras veces hay baños apropiados para sillas de ruedas.

Con Pibella Comfort eso ya no es un problema. Sólo necesito encontrar un rincón tranquillo donde puedo utilizar Pibella Comfort.

El mayor problema hasta hoy en día era viajar en avión. No hay compañías aéreas que en sus aviones tienen servicios para personas en silla de ruedas. Siempre son muy chicos y estrechos. Siempre que quería visitar mi hermana en Canadá tenía que ponerme pañales. Ahora tapandome con una manta puedo hacer pipí con Pibella Comfort en el avión.

¡Con Pibella Comfort me siento muy aliviada!
Soy embajadora en una asociación para personas discapacitadas llamada MyHandicap (www.myhandicap.ch / www.myhandicap.de) y recomiendo Pibella también en nuestro fórum.

Karin M. Wolters, Alemania –

¡Mal logrado la primera vez pero ahora entusiasmada!

Reporte de una pacienta – los auxiliares de enfermería le han informado de Pibella y le han propuesto probarlo. La pacienta siempre se había mostrada abierta para probar algo nuevo. Enseguida hizo un primer intento pero no consiguió hacerlo bien esta primera vez. Con la ayuda de la enfermera entendió como colocar el tubo. Desde entonces siempre utiliza Pibella, sobre todo en la noche y está muy contenta. Tiene menos dolores orinando encamada.

Señora Anna P., pacienta de la clínica aarReha, Suiza, 60 años de edad

¡Una bendición y un alivio!

A causa de un accidente grave estaba encamada durante varios meses. No podía mover ni mis brazos ni mis piernas. En diferentes hospitales me han operado y cuidado con mucho cariño. Con los dolores cotidianos y los miedos usar el urinario tradicional me era un gran tormento – muy desagradable y estresante.
Afortunadamente en una de las clínicas (Reha-Klinik) conocí Pibella. ¡Para mi un alivio enorme! Al principio me costó un poco valor pero tenía confianza. Estaba algo nerviosa y no había leido bien las instrucciones. Y claro que algunas gotas se escaparon. En el segundo intento lo hice todo bien y – ¡súper! ¡Era un éxito! Funcionó de maravilla y me quedé entusiasmada.
Con Pibella soy más independiente y como mujer me siento mucho mejor.
En mi trabajo como directora de cuidado en una residencia de ancianos supongo que no hubiera hecho caso a Pibella y no lo hubiera recomendado espontáneamente a las mujeres. Porque antes de mi accidente no veía el urinario tradicional como algo incómodo. Pero ahora he compredido que es algo horroroso. Gracias a Pibella ahora ese sistema antiguo se ha quedado superfluo.
Una noche empleando Pibella comprendí que tengo que recomendar el tubito a todos los auxiliares de enfermería para que estos puedan ofrecerlo a sus pacientas. Funciona y es genial.
En el primer uso realmente hace falta alugna superación pero con este invento revolucionario el bienestar de todas está garantizado.
Ya podía recomendar Pibella a varias mujeres. Para mi Pibella es una bendición y un alivio y me encanta decirselo a otras mujeres.

Ruth Egger, pacienta de la clínica aarReha-Klinik, Suiza, 58 años de edad