Depués de perder el miedo estarás súper contenta

Pibella es muy práctico para la asistencia a enfermas. Después de un miedo primario las pacientas están súper contentas – y algo frustradas por no haber conicido Pibella antes. Sobre todo en el cuidado de enfermas Pibella Comfort ofrece unas posibilidades nuevas. Un sistema urinario que aligera la vida a las pacientas igual que a las enfermeras. He probado Pibella yo misma y la verdad que estoy impresionada. Primero me costaba fiarme pero luego me convencí de que funciona. Y las pacientas a las que explicó como funciona Pibella se asombraron porque Pibella no desde hace tiempo es estandard en el hospital.

De ese sistema urinario estoy absolutamente convencida. Vale la pena implementarlo. Se ahorra tiempo, hay menos riesgos de caídas, es más barato y sobre todo más cómodo para las pacientas. También para personas mayores Pibella puede ser un gran alivio – a pesar de que el tema sea todavía un tabú.

En mi viaje por Asia claro que también me llevo mi Pibella, así viajo más libre y más cómodo.”

Doris von Siebenthal, experta de cuidado, Suiza

En la silla de ruedas

Mi historia en breve – silla de ruedas

De profesión soy enfermera. Antes trabajaba en la sección de la oncología de la ginecología. Sufro varias enfermedades crónicas y voy en silla de ruedas. En la rehabilitación conocí Pibella y me compré un modelo Pibella Travel y otro Pibella Comfort.

Desde una perspectiva profesional y también personal veo Pibella como el producto más innovador que existe en cuanto a urinarios para mujeres.

Utilizo Pibella en situaciones muy diversas. A veces en la silla de ruedas, otras en la bici de manos y si me puedo agarrar bien también en postura de pie.

Utilizo Pibella además durante la noche estando en la cama siempre que me cuesta demasiado levantarme.

Ya que viajo mucho en tren no tengo que entrar en esos servicios terribles del tren y puedo solventar todo en mi silla de ruedas.
Si doy una vuelta en bici de manos me busco un rincón tranquillo en la naturaleza. Que mi vehículo de dos metros no cabe en ningún servicio público.

Si quiero visitar mis amigas o ir a un bar o si visito mis cursos de educación continua muy raras veces hay baños apropiados para sillas de ruedas.

Con Pibella Comfort eso ya no es un problema. Sólo necesito encontrar un rincón tranquillo donde puedo utilizar Pibella Comfort.

El mayor problema hasta hoy en día era viajar en avión. No hay compañías aéreas que en sus aviones tienen servicios para personas en silla de ruedas. Siempre son muy chicos y estrechos. Siempre que quería visitar mi hermana en Canadá tenía que ponerme pañales. Ahora tapandome con una manta puedo hacer pipí con Pibella Comfort en el avión.

¡Con Pibella Comfort me siento muy aliviada!
Soy embajadora en una asociación para personas discapacitadas llamada MyHandicap (www.myhandicap.ch / www.myhandicap.de) y recomiendo Pibella también en nuestro fórum.

Karin M. Wolters, Alemania –