También los zapatos se quedan secos

Cuando probé Pibella por primera vez estaba dudando mucho. Me preocupaba si me mojaría y por eso practicaba primero desnuda en la ducha luego al borde de un bosque. Estaba realmente asombrada de que el sistema funciona tan perfectamente y no se tiene que temer que se mojen los pantalones. En enero voy a un viaje a Asia y seguro que me llevaré mi Pibella. Entretanto estoy convencida de que funciona sin fallar. Al principio hay que superar la vergüenza porque para nostras las mujeres es insólito orinar estando de pie.

De toda forma cuando era niña mi madre solía decir que se debería inventar un urinario para mujeres. Siempre lo veía muy incómodo tener que quitarse toda la ropa y ponerse de cuclillas. Sobre todo en las montañas altas donde no hay árboles. Así que el tema me es familiar ya desde mi infancia.

De senderismo el año pasado conocí a una mujer a la cual le costaba mucho ponerse de cuclillas porque sufre de artrosis. Estaba muy contenta cuando le mostré Pibella.

Bettina Zurkinden

Sin envidia al pene

Muy estimado señor Stebler
He probado Pibella y ha funcionado estupendamente. Es genial esa idea. ¡Por fin sin envidia al pene masculino! ¿Qué diría el psicólogo Freud?
En mi tiempo aquí en Pekín Pibella me ha aliviado la vida ya muchas veces. Además mi perspectiva meando en postura de pie me gusta mucho. Ahora solo tengo que practicar para el invierno para que pueda marcar mi nombre en la nieve.
Muchas gracias – iré a propagar Pibella entre mis amigas.

Saludos desde Pekín, Silvia Perri

Lichen sclerosus / Gracias a Pibella

Acabo de recibir Pibella Travel y es precisamente lo que me esperaba. Tengo una enfermedad llamada Lichen sclerosus que afecta la piel de los labios de la vulva. Cuando la piel se moja por orina eso me causa dolores muy fuertes. Pibella es el único urinario que evita que haya contacto la orina con la piel sin irritar la piel. Voy a recomendar este producto en un grupo de afectadas por Lichen sclerosus. Y además voy a pedir más ejemplares de Pibella.
¡Muchas gracias!

Judith O’sean, Estados Unidos

¡Que alivio!

En mis vacaciones Pibella Travel me salvó varias veces. Funciona estupendamente – también en postura sentada meando en una botella de plástico. Así podía hacer pipí en la noche sentandome medio dormida en el borde de la cama. ¡Que alivio! ¡Súper este urinario!
Es realmente una cosa genial y el diseño me recuerda de un accesorio de moda.

Barbara Hübscher

Basta con baños asquerosos – gracias a Pibella

Pibella Travel es simplemente genial y funciona perfectamente. Por fin en conciertos, de vacaciones o generalmente en la calle ya no dependo de baños asquerosos. Pibella funciona mucho mejor que otros urinarios para mujeres.
¡Muchísimas gracias!

Carlotta Zürcher, Suiza

El diseño de Pibella es bonito y sencillo

Un producto ergonómicamente perfecto se ha inventado y me pregunto por qué no existe algo como Pibella desde hace mucho tiempo. El diseño es bonito y sencillo y el material es óptimo – sobre todo: el tubo es redondeado y no duele al colocarlo.
Quizás se ríen cuando hablo de diseño … pero el tubito de Pibella se puede llevar en la bolsa de mano o en la mochila y nadie se va a mosquear si echa un vistazo dentro.
Pibella es simplemente genial estando de viaje, en el tren o en general si los baños son inaceptable y hasta asquerosos. La mujer ya no tiene que temer tales situaciones – gracias a Pibella.
Gracias por su invento y que lo venden tan barato.
Saludos cordiales
Rosanna Mola

Pequeño y discreto

Haciendo deporte siempre llevo mi Pibella conmigo. Como es tan pequeño y discreto puedo simplemente apartar mis shorts y las bragas. Funciona súper.
Saludo amable
Babette, Suiza